Páginas vistas en total

miércoles, 28 de agosto de 2013

Quemagrasas: no funcionan

Los "quemagrasas" que se comercializan para perder peso son ineficaces y pueden resultar peligrosos para la salud

"Así como el zumo de limón elimina la grasa de sus platos [muy poco, por cierto, por eso usamos detergentes], nuestro compuesto a base de limón fulminará la grasa de su abdomen y le conducirá a su peso ideal". Planteamientos similares a este acompañan a los mal llamados "quemagrasas". Tales argumentos, que suelen decorarse con tecnicismos como "metabolismo", "termogénesis" o "insulina", son tan falaces y absurdos como sugerir que comer muchas aves nos permitirá volar con la majestuosa cadencia de una gaviota. Pese a que la legislación es bien explícita a la hora de prohibir semejantes barbaridades, ello no impide que año tras año aparezcan en distintos medios falsas promesas para que adelgacemos con carísimas píldoras, siempre "naturales", siempre inútiles y no siempre exentas de efectos adversos (algunos, graves). En el presente texto se explica por qué ningún quemagrasa funciona, cuáles son los riesgos de usarlos y se aborda el caso particular del "glucomanano".

viernes, 23 de agosto de 2013

Los diez alimentos más eficaces para bajar el colesterol


Avena, cebada y otros granos integrales, legumbres, berenjena o frutos secos son algunos de los alimentos considerados "anticolesterol"

El colesterol en exceso, definido como hipercolesterolemia, es bien conocido por su problemática para la salud coronaria y por considerarse un factor de riesgo de infarto e ictus, entre otros episodios vasculares.
Los mensajes para la prevención de este trastorno se dirigen más a difundir los alimentos contraindicados, cuyo consumo regular aumenta los niveles plasmáticos de colesterol.
El mensaje positivo necesario es promocionar los alimentos aliados, que por su composición química y en función de un consumo ordinario y en una cantidad específica ayudan a controlarlo.
Una lista elaborada por la Harvard Medical School incluye los diez alimentos considerados como los más eficaces para ayudar a bajar el colesterol.
Forman parte de ella desde las nueces y el pescado azul a otros alimentos menos reconocidos como la berenjena, la avena, la okra y algunas frutas.
La Fundación Española del Corazón contribuye en el ámbito formativo e informativo con la publicación on line de dos semanas de menús adecuados para quienes tienen hipercolesterolemia.
En las distintas comidas de cada día deberían estar presentes los alimentos "aliados", combinados con el resto de los que conforman la dieta.

Los muy enganchados a la nicotina engordan más al dejar de fumar

Los fumadores con mayor dependencia a la nicotina son más propensos a ganar peso cuando tratan de desengancharse, según un estudio publicado en PLoS ONE por investigadores japoneses sobre una muestra de pacientes que acudieron a una clínica para dejar el tabaco.

fumadora
Según la literatura médica, quienes se someten a terapias farmacológicas para dejar de fumar engordan algo menos que los que lo consiguen a fuerza de voluntad, pero engordan.
De media, los exfumadores cogen de tres a cinco kilos en el primer año sin tabaco, la mayor parte durante los tres primeros meses, según un metanálisis publicado el año pasado en el British Medical Journal que reunió y cruzó los datos de 62 estudios clínicos anteriores.
En aquel análisis no se detectaron diferencias entre quienes utilizaban distintas farmacoterapias para dejar de fumar (parches de nicotina, bupropión y vareniclina), ni tampoco entre las personas pendientes de su figura y las despreocupadas.
Los investigadores concluían insistiendo en la necesidad de más estudios para “identificar los subgrupos que tienen mayor riesgo de aumentar de peso al dejar de fumar”, con vistas a prevenirlo.
Otros factores relacionados con el aumento de peso son los niveles de triglicéridos y de colesterol HDL, y el consumo de cigarrillos diario
Ahora, el equipo de investigación de Koji Hasegawa y su equipo del Centro Médico de Kyoto, en Japón, ha estudiado los factores que influyen en este aumento de peso sobre una muestra de 186 pacientes (132 varones y 54 mujeres) que habían acudido a una clínica para dejar de fumar, con éxito. El resultado más llamativo del análisis es que los más enganchados a la nicotina engordaban más.
Dicho de manera técnica, altas puntuaciones en la prueba de Fagerström de Dependencia de la Nicotina (FTND) –que evalúa el nivel de adicción a esta sustancia–, estaban fuertemente correlacionadas con mayores ganancias de peso en sus dueños.
“Los valores medios del índice de masa corporal (IMC) aumentaron de 23.5 kg/m2 al inicio de la terapia a 23.9 kg/m2 tres meses después”, indican los autores en el artículo. No hubo diferencias significativas entre los que se medicaron con parches de nicotina y con vareniclina, las dos terapias administradas a los pacientes del estudio.
Según los resultados, otros factores que se relacionan con aumento de peso son los triglicéridos, los niveles de colesterol HDL (cuanto más bajos, más kilos), y el consumo de cigarrillos diario antes de las terapias. Los triglicéridos y la dependencia a la nicotina son determinantes, pero de todos, con diferencia, el factor más fuerte es este último.
“Los fumadores muy dependientes tienen mayor probabilidad de engordar durante la terapia para dejar de fumar –dicen los autores–, y pueden requerir intervenciones contra el aumento de peso”.

Dejar el cigarro vale más que ganar unos kilos

Los expertos inciden en que “los beneficios de dejar de fumar superan notablemente los posibles riesgos de ganar peso”, como explicaba Esteve Fernández, director de la Unidad de Control del Tabaquismo del Instituto de Oncología de Cataluña, coautor del editorial que acompañaba el metanálisis de British Medical Journal de 2012 antes citado.
En este nuevo artículo, los investigadores japoneses también insisten en las ventajas para la salud de abandonar el tabaco, incomparables con la molestia de ganar unos kilos. “Aunque se engorde, dejar de fumar reduce el riesgo cardiovascular”, explican. Pero, para muchas personas, “la idea de ganar peso obstaculiza el deseo de dejar de fumar”, continúan.
Por eso, para que un tratamiento sea eficaz, creen que “se debe advertir a los pacientes que engordarán algo, y los resultados de este estudio pueden ser útiles para distinguir a los más proclives”.
Referencia bibliográfica:
Komiyama M, Wada H, Ura S, Yamakage H, Satoh-Asahara N, et al. (2013) Analysis of Factors That Determine Weight Gain during Smoking Cessation Therapy. PLoS ONE 8(8): e72010. doi:10.1371/journal.pone.0072010
 SINC

jueves, 22 de agosto de 2013

El mercado del azúcar será otra vez excedentario en 2013/2014

 El mercado mundial del azúcar registrará un excedente de oferta por cuarta temporada consecutiva en 2013/2014, pese a una leve caída de la producción mundial, según las primeras estimaciones brindadas este jueves por la ISO.
En la temporada que va de octubre de 2013 a septiembre 2014, el excedente mundial se elevará a 4,502 millones de toneladas (mt), tras superávits de 10,261 mt en 2012/2013, 6,165 mt en 2011/2012 y 1,1321 mt en 2010/2011, indica el informe trimestral de la Organización Internacional del Azúcar (ISO).
La ISO agrupa a los principales países exportadores y consumidores del planeta.
El organismo prevé que la producción mundial para 2013/2014 se establecerá en 180,837 mt, un retroceso del 1,16% respecto a la temporada anterior, pero frente a una demanda planetaria de solamente 176,335 mt.
Afectados por una oferta muy abundante, los precios del azúcar cayeron a su menor nivel a mediados de julio -a 15,93 centavos la libra de azúcar bruto en Nueva York el 16 de julio y a 458,40 la tonelada de azúcar blanco en Londres el 17 de julio-.
Luego se recuperaron, en especial debido a los temores de que un período de tiempo frío y heladas en Brasil, primer productor y exportador mundial, pudiera afectar las cosechas azucareras del país.
No obstante, la ISO considera que la oferta excedentaria volverá a pesar a la baja sobre las cotizaciones del azúcar en el futuro.

sábado, 17 de agosto de 2013

Los quelites una opción nutrimental para México

 "Necesitamos revalorar los sistemas agrícolas tradicionales, y rescatar la riqueza de las cocinas mexicanas para incorporarlas a nuestra vida diaria y buscar soluciones regionales": Luis Alberto Guadarrama
 
Imágenes integradas 1
En México el 46% de la población vive en pobreza y casi el 10% de esta cifra está en pobreza extrema, la cual incluye a las personas que tienen tres o más carencias sociales y un ingreso menor al costo de la canasta básica; lo que indica que 11.5 millones de personas no tienen acceso a alimentos en cantidad y calidad suficientes.
  En este panorama surge la pregunta sobre cómo se podría aumentar la producción en el campo mexicano y buscar opciones nutrimentales para disminuir la mala alimentación de esta franja de la población de nuestro país.
  Investigadores de diferentes instituciones analizan el tema de la seguridad alimentaria, que en términos de políticas públicas, tiene que ver con el crecimiento económico, la producción agroalimentaria, y el acceso a los alimentos, el cual depende del poder de compra, y se asocia con el grado de pobreza.
  Desde una perspectiva económica, John Scott Andretta del Centro de investigación y Docencia Económicas, analiza cómo han funcionado las políticas de apoyo a productores; en la que se observa un hueco, ya que existen programas sociales como Oportunidades que benefician a los productores rurales, mientras que instituciones como SAGARPA apoyan a los productores más grandes, pero no hay apoyos sociales que beneficien a los pequeños productores; "apoyar a los pequeños productores es un reto más complejo porque son muy heterogéneos, sin embargo, al dejarlos fuera desperdiciamos lo que podría ser una entrada más a la producción; lo que necesitamos es que estos apoyos estén bien distribuidos y bien dirigidos" dijó el especialista.
  Desde un punto de vista antropológico, Luis Alberto Guadarrama del Instituto  de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) plantea que el verdadero problema es que México ha adoptado el modelo de consumo de países  occidentales que ingieren en su mayoría proteína animal; y es un modelo que se adoptó, primero económicamente, y después culturalmente.
  "Necesitamos revalorar los sistemas agrícolas tradicionales, y rescatar la riqueza de las cocinas mexicanas para incorporarlas a nuestra vida diaria y buscar soluciones regionales", opinó Guadarrama, quien es miembro de la Academia Mexicana de Ciencias.
  En este sentido, el equipo de la doctora Edelmira Linares y el doctor Robert Bye, investigadores del Instituto de Biología de la UNAM, se ha dedicado desde hace 30 años al estudio y clasificación de los quelites. "El trabajo se orienta inicialmente al campo etnobotánico. Estamos iniciando trabajos de distribución por cultivos, dinámica poblacional, sus características como colonizadoras, situación que permite entender su proceso evolutivo debido al disturbio y manejo por parte del hombre, bajo diferentes agroecosistemas" dijo Linares.
 
Hierbas tiernas comestibles: los quelites
 
En México existen alrededor de 500 especies de quelites, que son especialmente valiosos para la nutrición porque son alimentos que estan considerados en el grupo de las verduras y su composición nutrimental es similar al de otras como la zanahoria y la col; están compuestos por el  75% de agua y el 25% restante lo conforman hidratos de carbono, fibras, y pequeñas cantidades de lípidos.
  Casi todas las dietas elaboradas con base en carne y grasas traen consigo, no sólo el problema de sobrepeso, también algunas enfermedades crónicas como la hipertensión, por lo que necesitamos un mejor equilibrio de nutrimentos. Así, la chaya, el huauzontle, la malva y los romeritos, que son un tipo de quelites, son muy ricos en proteína, tanto que pueden llegar a sustituir a la proteína de la carne.
  Si hablamos de vitaminas en los quelites está la vitamina A, que favorece el crecimiento y protege la vista; la vitamina C que asegura la resistencia de las paredes de los vasos sanguíneos y favorece la cicatrización; la vitamina B2, que incrementa el metabolismo de los carbohidratos y grasas. Por si fuera poco, los quelites también aportan minerales como calcio, potasio y hierro; que son de suma importancia para la regulación cardiaca o la generación de glóbulos rojos en la sangre, señalaron especialistas del Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán consultados.
  Sin embargo, la gran variedad de quelites en México es igual a la desinformación que existe alrededor de ellos, pues de las 500 especies de quelites existentes conocemos menos de 30 tipos.
  "Pensando en las comunidades pequeñas y rurales una posible solución es la milpa, porque es un complejo ecosistema en donde existe simbiosis entre las especies animales y vegetales, y la combinación ayuda a controlar plagas y enfermedades. El quelite forma parte de este ecosistema que nos podría proporciona la seguridad alimentaria que necesitamos" dijo el doctor Alberto Guadarrama.           

martes, 13 de agosto de 2013

¿Existe una dieta para curar el cáncer?

Curar el cáncer: la dieta no hace magia ni milagros

Una buena dieta puede aportar innumerables beneficios para la salud, pero no es una "piedra filosofal": no convierte metales en oro ni permite sanar cualquier enfermedad. No obstante, en la actualidad abundan los falsos gurús, las publicaciones, las páginas web o los folletos que sostienen lo contrario, sin fundamento científico alguno, con el peligro que ello conlleva.
Las personas con cáncer harán lo que sea para combatir la enfermedad, algo del todo lógico. Y hay quien se aprovechará de la vulnerabilidad de estos pacientes, para hacerles creer que la alimentación es importante para la salud hasta el punto de ser capaz de revertir su dolencia, tal y como explica el periodista Luis Alfonso Gámez.
En este sentido, un estudio desvela que las "terapias dietéticas" figuran entre los tratamientos alternativos más utilizados por los enfermos de cáncer. También está entre los más recomendados por la llamada "medicina alternativa". En otra investigación, el 90% de las tiendas de alimentación saludable aconsejó terapias alternativas para el cáncer de mama; el 50% propuso vitaminas antioxidantes y selenio; y el 25% sugirió una combinación de hierbas chinas.
Ni la alimentación ni las terapias alternativas son útiles para curar el cáncer o lograr su remisión
Sea como fuere, de entre los tratamientos para curar el cáncer que recomienda cualquier entidad médica reputada, no se incluye en absoluto la alimentación. Desde Estados Unidos, el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM), una de las máximas autoridades científicas en el campo de los enfoques alternativos de las enfermedades, indica que ninguna de las terapias alternativas es útil para curar el cáncer o lograr su remisión. Eso incluye, según el NCCAM, a los "productos naturales", las "plantas medicinales", los suplementos dietéticos, y también a la acupuntura, el masaje o el yoga.
Pero no hace falta ir a América: en España, la prestigiosa Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) considera que la eficacia de los tratamientos alternativos no está demostrada e insiste en que "el hecho de que en muchas ocasiones se emplee el término 'natural' para describir productos o terapias complementarias y alternativas no significa que sean inocuas, es decir, que no hagan daño", una postura que comparte con el National Cancer Institute de Estados Unidos.
La AECC cita como ejemplo los productos de herboristería o suplementos dietéticos, que pueden interactuar con los medicamentos que tratan el cáncer, además de generar efectos negativos para la salud. De hecho, analiza algunos productos, como la adelfa (laurel de flor), una serie de cepas bacterianas, el cartílago de tiburón, el noni, la miel, el té con canela, el propóleo, la caléndula e incluso el veneno del escorpión azul del Caribe. Su conclusión con respecto a dichas sustancias es siempre la misma: no son útiles ni recomendables. El Instituto Americano para la Investigación del Cáncer (AICR), uno de los más acreditados del mundo, llega a desaconsejar de forma explícita cualquier suplemento dietético para proteger del cáncer.
En cualquier caso, además de productos o sustancias como equinácea, lino, jenjibre o cardo mariano (ineficaces para curar esta enfermedad), hoy es fácil dar con libros, páginas webs o "terapeutas alternativos" que aseguran que una dieta determinada puede frenar o incluso revertir un tumor ya instaurado. Ninguna evidencia científica creíble sustenta dicha hipótesis, haga referencia a una dieta macrobiótica, a una dieta vegetariana o a una dieta "ecológica", tal y como justifica el AICR en su página web. No extraña, por tanto, que la AECC se posicione "en contra" de la prescripción de cualquier práctica (como es el caso de una "dieta") que se publicite como tratamiento para el cáncer sin contar con evidencia científica que lo sustente y la aprobación de los órganos competentes del Ministerio de Sanidad. Y si lo hace, es porque dicha práctica no está exenta de riesgos.

Seis riesgos de creer que la alimentación cura el cáncer

Dar falsas y entusiastas esperanzas de curación a quien está sufriendo una gran carga emocional, como es el caso de un paciente con cáncer, es, además de antiético, contraproducente. Algunos de los posibles riesgos que sostienen la idea de que tratamiento del cáncer debe quedar en manos del oncólogo son los siguientes:
  1. Rechazar o postergar un tratamiento eficaz para el cáncer. Se produce, en muchas ocasiones, debido al miedo a los efectos secundarios que genera el tratamiento de esta enfermedad. No tiene sentido demorar una terapia que puede suponer la diferencia entre vivir o morir para aferrarse a una dieta que de ninguna manera curará el cáncer. La AECC se declara en contra "de los practicantes de medicina alternativa no probada científicamente que induzcan a los enfermos de cáncer a abandonar el tratamiento oncológico convencional sí probado por la ciencia".
  2. Generar una falsa sensación de seguridad. Cuando alguien cree que ciertos alimentos o complementos alimenticios son capaces de curar un cáncer, es posible que ello genere una cierta indulgencia con respecto a sus hábitos de salud. En una investigación se observó que tomar suplementos dietéticos se asocia a un incremento en el tabaquismo, debido a la errónea creencia de que tales suplementos protegen del cáncer.
  3. Fomentar un descrédito de la medicina tradicional. Muchos terapeutas alternativos aseguran que sus propuestas son más eficaces para curar el cáncer que las aconsejadas por los oncólogos. Nada más lejos de la realidad.
  4. Generar efectos adversos. Los consejos irresponsables en lo tocante a la salud (vengan en libros, páginas web, periódicos o en boca de un charlatán) no son un simple entretenimiento: pueden dañar a la salud. Por un lado, un análisis de los libros que promueven tratamientos alternativos para las enfermedades concluyó que pueden poner en riesgo la salud del lector. Por otro lado, los suplementos a base de plantas, muy utilizados como complemento de la "dieta curativa", pueden causar efectos adversos hepáticos, cardiovasculares o relacionados con el cáncer a causa de sus ingredientes o de un contaminante. Los productos dietéticos pueden incluso estar adulterados con sustancias peligrosas, según la Facultad de Medicina de Harvard.
  5. Interacciones indeseadas. La medicación anticancerosa puede interaccionar con los suplementos dietéticos, los complementos alimenticios o las "plantas medicinales" que suele incluir la "dieta" y ello puede tener consecuencias nefastas, según detallaron dos revisiones sistemáticas de la literatura publicadas en 2009 y 2012.
  6. Promover dietas desequilibradas. Si bien una buena dieta no cura el cáncer, una mala alimentación sí puede empeorar el pronóstico. Muchos de los cambios dietéticos se basan en "dietas milagro" que proponen cambios radicales de la alimentación, asociados a numerosos efectos adversos. Lo sensato es dejar que verdaderos profesionales de la dietética (dietistas-nutricionistas, mejor si tienen experiencia en tratar pacientes con cáncer) planifiquen la alimentación de un enfermo de cáncer, con unas características muy concretas, que deben adaptarse al estadio de la enfermedad.
     EROSKI CONSUMER

viernes, 9 de agosto de 2013

Cereal y yogurt, opción energética siempre y cuando se acompañe con otros alimentos



Desde el “voy a llegar tarde” hasta el “ya tomaré algo luego”, las excusas surgen rápidamente al momento de saltarse o buscar un sustituto para la comida más importante del día: el desayuno.
Cereal y yogurt, opción energética siempre y cuando se acompañe con otros alimentosTomar cada mañana una alimentación completa y equilibrada, que incluya cereales y lácteos, es fundamental para afrontar el día llenos de energía, destacó el licenciado en Nutrición, Juan Gabriel Tenorio Cortez, jefe de Nutrición del Hospital General de Zona (HGZ) número 30, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
“Es fundamental incluir cereales, sea trigo, maíz, avena, arroz y los productos derivados de ellos en nuestras comidas, ya que son fuente importante de carbohidratos, vitaminas y minerales.
En cuanto a la leche, hay que destacar que está considerada uno de los alimentos más completos, ya que proporciona prácticamente todos los nutrientes que se deben consumir; el yogurt es una buena alternativa para consumir leche cuando por cuestiones digestivas no se puede hacer en forma normal”, explicó.
Incorporar los cereales en el desayuno, dijo Tenorio Cortez, nos permite obtener una gran cantidad de energía para el organismo, aunque la alimentación no debe basarse exclusivamente en ellos, aún cuando se combine con un producto lácteo. Para que un desayuno sea equilibrado deben estar presentes los lácteos (como el yogurt), los cereales, las frutas y las verduras. También pueden incluirse carne y sus derivados y azúcares, pero en cantidades moderadas.
Algunas consecuencias de no desayunar o hacerlo muy ligero, especificó el jefe de Nutrición del HGZ número 30, son decaimiento general, mal humor, falta de concentración, bajo rendimiento físico e intelectual, debido todo ello fundamentalmente a la falta de glucosa.
Desayunar eleva los niveles de azúcar como energía en sangre, lo que ayuda al cuerpo a funcionar con mayor efectividad. El rendimiento diario mejora con un desayuno adecuado, ya que ayuda a memorizar, concentrarse y aprender.

Podría decirse que el optimismo y el buen humor están servidos después de un buen desayuno. 

El motivo es que aporta glucosa, sustancia que suministra energía al cerebro y que tiene efectos directos en la creatividad.
Por ello, subrayó el nutricionista del Seguro Social, el desayuno no debe omitirse.
Incluso una barra de cereal puede considerarse una buena opción para obtener energía, cuando no se tiene oportunidad de consumir un desayuno adecuado por la actividad cotidiana; empero, indicó el licenciado Tenorio Cortez, hay que tomar en cuenta que una sola de estas barritas puede proporcionar hasta 200 calorías.

miércoles, 7 de agosto de 2013

Cómo evitar que se pegue la comida

Trucos prácticos para impedir que se pegue la comida al cocinar y aprender a cuidar los alimentos, las sartenes y las cazuelas

 

La temperatura excesiva, la ausencia de caldo suficiente o unos recipientes y utensilios en mal estado son las principales causas de que se nos pegue la comida cuando cocinamos.
Para evitar que esto suceda, podemos hacer varias cosas (y dejar de hacer otras). Ya sean guisos, fritos o salteados, o se trate de una sartén, una plancha o una olla, existen trucos sencillos que nos ayudarán a preparar platos sin contratiempos.
A continuación, se listan ideas útiles para poner en práctica con la comida y los recipientes donde cocinamos.

Trucos para impedir que se queme la comida: los alimentos

  1. Temperatura. Muchas veces, la comida se pega al recipiente de cocción por un exceso de calor. Si vamos con prisas, es frecuente poner el fuego al máximo para ahorrar tiempo, pero también es habitual olvidarse de bajarlo una vez que el recipiente ha alcanzado la temperatura idónea. La primera acción correctora es muy simple: vigilar y evitar las altas temperaturas (o acordarse de bajar el fuego cuando introducimos los alimentos).
  2. Tiempo. Cada receta tiene un tiempo determinado de cocción, y resulta fundamental respetarlo. Los descuidos, los olvidos o hacer varias cosas a la vez casi siempre acaban con la comida quemada y pegada al fondo de la cazuela o la sartén. Mantenerse junto al fuego y vigilar nuestra receta es clave para evitar este crocante desenlace.
  3. Guisos y potajes. En la comida de olla, como los guisos y potajes, es necesario remover la mezcla de vez en cuando, con el fin de que el calor se distribuya de manera uniforme por toda la cazuela.
  4. Salteados. Cuando preparamos salteados, debemos removerlos rápido para que los ingredientes suelten los jugos, el exterior se caramelice y el interior quede ligeramente cocinado.
  5. Frituras. Con las frituras, el control de temperatura ha de ser doble. Por una parte, debemos evitar que el alimento se cocine en exceso (quemándose por fuera y quedando casi crudo por dentro). Por otra, es preciso que la temperatura del aceite no llegue al llamado "punto de quemado", en el que el aceite se degenera por exceso de calor, humea y termina pasando un desagradable sabor a los alimentos.
  6. Asados. En cuanto a los asados, el principal problema es la temperatura alta del horno sin nada de humedad. Para solucionarlo, una vez que comienza a dorarse el exterior de la carne y los jugos y grasas pasan a la bandeja, debemos recogerlos con una cuchara o cucharón y verterlos sobre el asado de manera periódica. De ese modo, bajamos un poco la temperatura cada vez que abrimos el horno, y damos un color dorado al asado al bañarlo con sus propios jugos. Si fuese necesario, a los asados a media cocción podemos agregar un chorrito de agua o de vino para que aporten un poco de humedad a un ambiente tan seco.

Evitar que se pegue la comida: los recipientes y utensilios

Los alimentos que preparamos también pueden pegarse por causas ajenas a los descuidos o el exceso de calor. El mal estado de cazuelas y sartenes, la limpieza deficiente o el uso inadecuado de utensilios para cocinar son algunas de estas otras razones (que también tienen solución).
  1. Sartenes. Existe una gran variedad de sartenes antiadherentes (de teflón, cerámica, etc), cuya principal cualidad es que la comida "no se pega". Sin embargo, no son infalibles. Para que cumplan con su cometido, es preciso cuidarlas desde el primer día:
    • No las frotaremos con estropajos o esponjas que puedan rayar su superficie.
    • Después de lavarlas, las secaremos siempre con un trapo suave para guardarlas sin gotas de agua ni humedad.
    • Nunca las pondremos al fuego sin engrasarlas (aunque sea con un papel impregnado en aceite) para que no se queme el recubrimiento antiadherente.
    • Cuando cocinemos y queramos remover la comida, elegiremos utensilios de madera o de nylon, con el fin de que no se raye la superficie ni se estropee su recubrimiento.
  2. Cazuelas. Con las cazuelas también podemos tener los mismos cuidados que con las sartenes, sobre todo en el tipo de utensilios que escogemos para remover la comida. Las cucharas de madera o de nylon, además de no rayar la superficie, también tratan mejor a los alimentos, pues no los rompen ni despellejan.
  3. Parrillas de hierro. Si utilizamos sartenes, parrillas o planchas de hierro, la clave está en la limpieza. Para quitarles la grasa, que las superficies queden como nuevas y no se pegue la comida, hay un truco. Cubrimos la parrilla con sal, ponemos al fuego y, cuando la sal comience a cambiar de color y tome una tonalidad ocre, retiramos la sartén del fuego. Tiramos esa sal a la basura (con cuidado, ya que estará caliente y podemos quemarnos o quemar la bolsa) y luego, con un trapo de cocina seco, frotamos la superficie de la parrilla. De esta manera nos quedará limpia y brillante. Engrasamos con un papel con un poquito de aceite de oliva, dando más brillo, y guardamos en lugar seco hasta su uso.
 CONSUMER

jueves, 1 de agosto de 2013

FAO reporta el menor nivel de inflación de alimentos en América Latina en dos años

La inflación mensual de los precios de los alimentos en América Latina y el Caribe registró su nivel más bajo en dos años durante junio, al llegar a 0,1%, señaló hoy la FAO.
Por primera vez en más de un año, la cifra estuvo por debajo de la inflación general de la región, que se ubicó en 0,5%.
La FAO informó que Costa Rica, Ecuador, México, República Dominicana y Uruguay registraron variaciones negativas en sus índices de los precios de los alimentos durante dos meses consecutivos.
Las caídas en los precios de las frutas contribuyeron en gran medida a contener los precios de los alimentos en la región.
Argentina, Bolivia, Paraguay y Perú mostraron tasas de inflación levemente positivas, aunque sin superar medio punto porcentual.
Chile, por su parte, registró un incremento de más de 1% en junio, la mayor variación mensual en lo que va del año.
La papa y la cebolla fueron los alimentos que más subieron de precio, mientras que productos como el limón y el tomate bajaron, contribuyendo así a la reducción del indicador en la región.
ONU