Los aditivos que se agregan a los alimentos light pueden afectar el sistema renal

a1Los alimentos light no son milagrosos ni favorecen la reducción de peso; contienen aditivos, vegetales o sintéticos, cuyo consumo cotidiano puede traducirse en algún problema de salud en órganos clave, como los riñones, advierten especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
Rebeca Castro Leyva, Jefa de Nutrición y Dietética del Hospital General de Zona (HGZ) 2-A Troncoso, apuntó que estos productos deben consumirse con moderación. No son recomendables en las etapas del crecimiento: infancia, adolescencia; embarazo o lactancia; ya que son periodos de la vida en los que se requiere un mayor aporte de carbohidratos, grasas y proteínas.
En ningún momento puede considerarse que su inclusión en la dieta permitirá bajar de peso. Ciertamente contienen en promedio 30 por ciento menos calorías, grasas, sodio y azúcares que los normales, pero una baja ingesta de estos componentes podría traducirse en hipertensión, desórdenes gástricos o afecciones en el sistema renal.
La especialista del Instituto señaló que personas con diabetes o problemas cardiovasculares, que requieren controlar el aporte energético en su alimentación, pueden usar como complemento aquellos con bajo contenido de azúcar y grasas, pero siempre deberá ser bajo prescripción médica.
Indicó que es importante identificar qué tipo de producto es, para lo cual sugirió leer la etiqueta y conocer que aditivos se le han añadido con la finalidad de modificar alguna de sus características, y así determinar si es conveniente incluirlo en las comidas o no.
Por cierto, refirió que en estos productos el azúcar es sustituida generalmente por fructuosa o sacarina, que al entrar en el cuerpo se convierte, precisamente, en glucosa.
La nutricionista del IMSS explicó que se llaman dietéticos a  los productos en que se han reducido grasas, kilocalorías o sodio, mientras que los bajos en grasas tienen un contenido menor de éstas (hasta el 30 por ciento) que el producto regular.
a2Sin embargo, añadió que el proceso industrial al que son sometidos hace que muchos de éstos tengan en realidad un gran aporte calórico. Tal es el caso de algunas leches, cremas, mantequillas; panes, cereales y postres. 
La dietista del IMSS recordó que “no hay mejor alimento que el natural, que siempre será la opción para una dieta sana; lo importante es la forma en que se consumen los procesados y aprender a balancearlos”.
Finalmente, Castro Leyva comentó que en el Seguro Social cuando se les receta a los pacientes un régimen alimenticio, éste se otorga por escrito, individualizado, apegado a sus hábitos alimenticios y con variedad de productos naturales, preferentemente frutas y verduras de temporada.
Recomendó que para llevar una dieta adecuada sin recurrir a los productos Light, se debe retirar la grasa de los alimentos naturales, ingerir aquellos que tengan mayor cantidad de fibra y beber un promedio de dos litros de agua al día.

Entradas populares