lunes, 17 de septiembre de 2012

Ardor, agruras y tos crónica, indicios de reflujo gastroesofágico



Grasas, café, alcohol, tabaco, comidas irritantes, condimentadas y copiosas son algunas causas
Para prevenirlo, el IMSS recomienda dieta adecuada, control de peso, ejercicio y tratamiento oportuno


Ardor, pirosis (agruras), acidez, tos crónica e irritación en la garganta son indicios de reflujo gastroesofágico, cuando el jugo gástrico sube del estómago al esófago y provoca estos malestares, explicó el doctor Leonardo Juárez Chávez, especialista del servicio de Gastroenterología del Hospital General de Zona número 1-A“Doctor Rodolfo Antonio de Mucha Macías”, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
La ingesta de grasas, café, alcohol, tabaco, comidas irritantes, condimentadas y copiosas, además de la obesidad, son algunas de las causas que estimulan la enfermedad, afirmó el gastroenterólogo.
La típica agrura con eructos puede llegar hasta la garganta y provocar irritación en ella, además de tos crónica, sensación de ahogo por las noches y despertar por la acidez; si estos eventos ocurren de 2 a 3 veces por semana es señal de reflujo gastroesofágico, lo que amerita acudir al médico ya que se puede presentar hernia hiatal o esofagitis (irritación del esófago), añadió el doctor Juárez Chávez.


Debido a que el reflujo gastroesofágico es muy frecuente y está dentro de las dos primeras causas de consulta en el servicio de Gastroenterología en el IMSS, indicó, es recomendable llevar a cabo una dieta adecuada, comer cada cuatro horas en porciones pequeñas, libre de grasas y condimentos, evadir refrescos, café y cigarro.
Además, insistió, se debe evitar sobrepeso y estrés, factores que en los últimos años se han incrementado de forma importante y favorecen el padecimiento.
El tratamiento oportuno y adecuado que otorga el Instituto Mexicano del Seguro Social al paciente, afirmó Juárez Chávez, es mediante la canalización del individuo al nutriólogo, quien le ayudará, a través de un régimen de alimentación, a bajar de peso, parte fundamental del tratamiento, y evitar el consumo de irritantes, grasas y refrescos, así como de comidas condimentadas en exceso.


Explicó que cuando el reflujo gastroesofágico deriva en esofagitis aguda, el paciente puede desarrollar hemorragia digestiva, que de no ser atendida a tiempo, llega a desencadenar cáncer de esófago.
Por ello, el gastroenterólogo del IMSS recomendó llevar a cabo una dieta saludable, baja en grasas, hacer ejercicio, evitar el estrés y acudir al médico para su detección oportuna y recibir el tratamiento adecuado.